Archivos de la categoría: BIENESTAR

Rutinas Matutinas!

Me acuerdo que la primera vez que leí sobre una “rutina matutina” pensé “qué le pasa a esa persona que puede hacer tantas cosas en la mañana” . Y la verdad es que en esos instantes no me había descubierto como una persona tan de mañana como ahora, ni tampoco sabía mucho cómo optimizar mi tiempo y sobre todo, no había explorado en los rituales que A MI podían servirme!

Y aquí está la clave de esta entrada que les comparto! que no es una receta, sino una apertura a que vean un poquito de lo que hago para empezar mis días de la mejor manera, a ver si les sirve ya sea para sacar ideas o para despertar el bichito de que se pueden hacer un montón de cosas antes de irse a trabajar o hacer lo que sea, para que nuestra calidad de vida mejore considerablemente. El tema es descubrir qué y cómo :)

 

Sagrada Aguita con limón

Ésta si que NO se tranza! y aquí es cuando el hábito créanme que se forma!! porque al principio no podía PERO ahora estoy a full y no hay posibilidad de que mi día empiece sin mi taza con el agua de un medio limón <3 Todas las propiedades maravillosas que tiene son imposibles de pasar por alto y les juro, que tienen efecto. En la cuenta de @lavidaesviaje_ hay una foto donde les cuento todo sobre ésta y lo máxima que es <3

IMG_0012

IMG_0019

Meditación

Y esto sí que es importante queridos! en cualquier minuto del día. Para mi? me he dado cuenta que me funciona mucho mejor si le dedico 15 minutos en la mañana (y luego 15 antes de dormir). Encontré una meditación que para MI se adapta un montón según mis características (visual!) y que me entrega los beneficios de sentarnos en silencio y paz con nosotros y el Todo. Esto ha sido una construcción. Siempre me ha costado mantenerme quieta. Pero insisto, el truco está como en todo, encontrar lo que para TI se adapta! y encontrándolo, todo es mucho más simple. Así que mientras se enfría mi aguita con limón, tengo 15 minutitos para darle a mi mente y alma un espacio para volver al centro y desde ahí partir el día.

Práctica o Mini Práctica

Y dependerá si es entera o mini según vaya a clases o no en la mañana! Si voy a una clase en la mañana, me tomo el aguita con limón, medito y parto con mi desayuno para llevar!! Si tengo clase en la tarde, me pego una práctica en mi casa según mi cuerpo me lo pida ese día :) Ya sea una práctica completa o algunos estiramientos, es crucial el que te muevas de manera consciente al salir de la cama! Ya le dimos algo calentito al cuerpo y al alma (aguita y meditación) así que ahora a despertar todos esos músculos y articulaciones que estuvieron en reposo por horas! Parto más gentilmente que si fuera una práctica de tarde y pongo harta intención en lo que quiero sea del día. Calentar el cuerpo paso a paso y disfrutar de todo lo que trae el moverse con atención hasta en el dedo chico del pie!

IMG_4352

IMG_4005

Ceremonia del Desayuno

Ya practicada y estrujada o elongada vamos a lo importante: comer!! Y digo ceremonia porque aquí me pongo cuática a veces jaja. Pero es que no hay nada que disfrute más que ponerle dedicación y alma a mi primera comida del díaaaaaa. Y esto no quiere decir ni cantidad ni producción ni nada estrambótico! Si no que full consciencia y amor mientras lo preparo. Aunque sea un pedazo de pan con nada! No se si es algo personal o qué, pero me gusta sentir que lo primero que me alimentará en la mañana está rompiendo el ayuno de horas donde mi cuerpo trabajó sagradamente para mi, para reparar mis células, tejidos y emociones durante la noche; y qué mejor que agradecérselo con un montón de colores y tierra pura? <3

IMG_1606

IMG_2995 (1)

Aquí generalmente por gusto personal, como saben, me voy por los líquidos! Batidos máximos que me salvan ya sean para sentarme o para llevar! AMO poder llevarlos a todas partes. Amo el sonido de la juguera en la mañana (no se si los que viven conmigo también jaja) y amo el pelar, cortar y mezclar. Es pura creación! y amo el comer, obvio! En general mi cuerpo anda mejor con los líquidos en la mañana, por lo cual los hago bien contundentes de manera que la energía me mantenga durante la mañana sin problemas para hacer todo lo que tenga que hacer :) Hay miles de ideas! recetas! preparaciones! la idea es que empiecen a conocerse y crear lo que les haga mejor a su panza.

IMG_3429

IMG_0370

AHORA, porfa no crean que esto es 1000% infalible y que si no lo hacen el mundo explotará. jaja. Somos humanos, y hay días en que me quedo dormida o que duermo hasta más tarde y no tengo rutina matutina :) Tampoco tan infaliblemente zen. La clave del equilibrio y la flexibilidad nos harán avanzar. Para mi ha sido un trabajo! en un comienzo cuando no lo hacía un día, sentía que “fallaba”. Y ahí está el switch mental, porque no hay fallas, ni fracasos ni deberes. Sólo opciones de cómo incorporar acciones que pueden hacer nuestra vida mejor, de manera natural. Ojo sí que todo es hábito y requiere constancia, pero también atención que no es una obligación ni debe ser un sufrimiento! sino que algo por lo cual disfruten y les den ganas de levantarse en las mañanas <3

Y que a qué hora me despierto para alcanzar a hacer todo esto?!? jaja al menos 1 hora y media antes de lo normal si es que practicaré en la casa! si no, con 45 minutos antes andamos bien. Créanme que al principio es algo desafiante pero luego, se vuelve parte de tu vida y tu ser completo te lo pide. Lo temporal se vuelve una ilusión y cuando tenemos ganas, las horas del día toman otros sentidos y con éstas transformadas, la vida misma también.

Cada uno con su vida, sus situaciones, condiciones y tiempos. No todos podemos hacer lo mismo ni tampoco nos serviría. No es necesario hacer todo! pequeños cambios, pequeñas incorporaciones y transformaciones ya sean de 15 minutos PARA TI, pueden hacer la diferencia :) Dense un tiempito, hagan algo solo por ustedes antes de echar a andar la máquina sistemática y verán como todo toma otro color.

Denle!!

:) AH! y no olviden tampoco partir con buena música!!! crucial también al menos para mi al ponerme los audífonos y salir de mi casa <3

EXTRAS

Spirulina en la mañana y hacer una botella de agua con 2 cucharadas de vinagre para tomar durante el día, además de preparar snacks varios y taper de comida (si me siguen en instagram, saben que soy la niña de los taper jaja) si es que voy a salir es algo que también dejo listo ya sea en la noche anterior o en la mañana! Intento dejarlo listo todo en la noche para ganar tiempo en la mañana, pero a veces si tengo más tiempo lo hago fresquito en la mañana para andar perfecto durante el día y no sentir el desamparo alimenticio mientras camino por la calle! En la cuenta hay más ideas y también una fotito con las propiedades del vinagre de manzana :)

IMG_4414

IMG_2080

IMG_1655

IMG_4241

Besos enormes y tengan la mejor mañana mañana en la mañana :D

¿Qué es la Alimentación Consciente?

Instagram no me alcanzó para extenderme un poquito más en este tópico! Y la verdad creo que vale la pena explayarnos un poquito más y aprovechar de dar unos datos (y la receta del batido verde :) ) e información para sentir más cercano todo lo que es el proceso de la alimentación consciente. Así que con harto cariño y pasión por el tema, partimos!

IMG_3750

IMG_4115

berr2

COMER TIERRA

Alimentarse Conscientemente. Comer Tierra como me gusta decirle :) Por qué comer tierra? Porque parte de alimentarse consciente reside básicamente en comenzar a migrar nuestra ingesta de alimentos hacia una de origen vivos. O sea, de lo que nos provee nuestra amada tierra. Verduras, frutas, brotes, legumbres, etc, etc! todo lo que no tenga otro paquete, que no sea su propia cáscara. Y por qué es esta una de las bases de la alimentación consciente? Porque es en este tipo de alimentos que encontramos encapsulados toda la energía vital y planetaria capaz de transformar, sanar y nutrir nuestro organismo de la manera más adecuada.

SOMOS LO QUE COMEMOS

Creo que es una de las frases más escuchadas, y no es en vano. Cada nutriente que metemos en nuestro cuerpo, se transformara en todo lo que vemos (piel, pelo, etc) en lo que no vemos (órganos, sangre) y bien importante: en lo que sentimos (emociones y manera de percibir el mundo).

La manera en que nos alimentamos, termina en la expresión de cómo experimentamos la vida, el sentido que le damos y cómo afrontamos nuestro entorno y relaciones. Cómo nos sentimos con nosotros mismos y nuestro nivel de conexión con el entorno, lo más grande y nuestra esencia.

Es verdad que nuestro alimentos se transforma en nuestra medicina, pero no solamente física, sino que también del alma.

TOMA ACCIÓN! ES MÁS QUE EL ACTO FÍSICO DE COMPRAR, COMER Y PASAR EL HAMBRE

Vamos al super, a la feria o a la esquina. Compramos y no sabemos de dónde viene, cómo se produjo y los costos que implicó. No sabemos si lo cocino de tal o cual modo las propiedades de los alimentos se pierden o mantienen o no sabemos para qué sirve lo que nos metemos hacia dentro o el daño que me producen ciertas cosas que tan acostumbrados estamos a ingerir (procesados, por ejemplo!)

Y si bien aquí no se trata de que la alimentación consciente sea sólo para un grupo reducido; sí es un hecho que quiero destacar, que hay un tópico importante de tocar sí o sí que es el sufrimiento animal. Éste es una realidad de la cual debemos estar completamente informados y conscientes, no sólo por empatía (que con algunas personas no resuena) sino porque influye 100% en nuestra nutrición y cómo transformamos lo que comemos en nuestro motor de vida.

Energéticamente hablando, un alimento que viene cargado de sufrimiento, viene a nivel celular modificado en esa frecuencia, la cual afectará nuestro propio organismo al digerirlo. Y si el tema energético no es lo tuyo, ni tampoco te nace la empatía animal (no todo el mundo siente igual) SÍ es una RESPONSABILIDAD de todos el informarnos y saber cómo se obtiene lo que está poniendo en tu plato y así abrir los ojos, como primer paso a crear consciencia. (Creo que el tema del vegetarianismo y veganismo lo dejaré para otra entrada, porque lo que aquí apunto con el post; es que tenemos que hacernos cargo del proceso completo)

Entonces!

  1. Infórmate! Tienes que saber de dónde viene tu comida. Cómo se fabrica, quién la hace, qué ingredientes trae. Trae pesticidas? modificaciones? Qué le estás dando a tu cuerpo? Debería por lo bajo interesarnos saber qué bencina usamos para nuestro motor.
  2. Edúcate! Qué hacemos con la información? “Vamos a ver de que se trata este proceso o ingrediente. Ah! fruta deshidratada o hidrolizada…vamos a buscar de qué se trata! se pierden beneficios? se mantienen?” “Con qué puedo sustituir esto?” “Qué ingrediente será mejor para mi cuerpo?” y así…
  3. Escúchate! No todos procesamos digestivamente igual todos los alimentos. Alergias, malestares, enfermedades y condiciones son variadas! así que escucha siempre a tu cuerpo, asesórate de un profeisonal que apoye tus decisiones y aprende a sentir como tu vehículo, tu cuerpo, demanda o rechaza ciertas cosas, por más terrestres que éstas sean!

EXPERIENCIA TU ALIMENTO

Usa tus sentidos. Parte esencial del nutrirse de manera consciente. Una actividad que amo hacer cuando he tenido que ver a pequeños pacientitos o hacer talleres en diversos grupos (de edad, foco, etc), es la actividad de la naranja. Toma una naranja y cierra los ojos. Tócala, siéntela. Cómo es su textura? temperatura? Acércatela a la nariz. Huele? Apriétala. Cómo es su textura? Acércatela al oido. Si la tocas más fuerte o con la uña, suena? Y así. La idea es usar todos nuestros sentidos. Ni les explico lo bacán que es cuando llegamos a la parte de comerla porque definitivamente se sienten todos los sabores aumentados por el sólo hecho de incorporar más que la boca en la experiencia.

Y así deberíamos comer. Sin distracicones. Sin celular. Sin nada más que todos nuestros sentidos y cuerpo para realmente disfrutar, mientras agradecemos, lo que entrará y nutrirá cada célula de nuestro organismo. Y por eso volvemos a la importancia que sean de origen natural, siendo estos los encargados por excelencia y especial misión, de reparar o generar acciones específicas según sus propiedades, en cada parte de nuestro cuerpo (cosa que lamentablemente para muchos, la nutella no puede hacer. Pero hey! hay una preparación natural con avellanas y cacao que queda maravillosa :) todo va en las prioridades que tengamos y las ganas de crear)

c

agua1

caju3

 

ES UN PROCESO

La alimentación consciente es un estilo de vida, y como tal, no es algo que pase de la noche a la mañana. Sí! efectivamente puedes tener un click de luz maravilloso que te da el empujón y empiezas al tiro a hacer modificiaciones! pero a lo que apunto con esta parte es a por favor, ténganse paciencia. Quiéranse y ámense en el proceso.

Esto NO ES UNA DIETA. NO ES UN CASTIGO. Alimentarse consciente es realmente, amor del más puro entrando a tu cuerpo y nutriendo tu ser. Alimentarse consciente es realmente tomar a brazos abiertos lo que el planeta te regala sin condiciones, ingerirlo y esperar que la magia pase.

Al principio puede ser difícil dejar ciertos alimentos, puede ser difícil y complejo seguir haciendo las reuniones de siempre o juntas con amigos y que el resto entienda por qué no quiere comer papas fritas si no que cambiarlo por otra cosa. Puede que un día te den ganas de comerte el medio chocolate y saben qué? ESTÁ BIEN. Calma. Paciencia. Los cambios reales vienen así, se sienten de adentro y se trabaja por ellos…por eso, parte esencial es…..

ATRÉVETE A CAMBIAR; CREAR Y SER

Tendremos que modificar comidas, crear recetas y meter un poco las manos en la masa. Por qué saben qué? Cuando tomas este camino TIENES QUE INVOLUCRARTE. Te estás haciendo cargo de ti! Qué más hermoso que eso? Estás decidiendo amarte por sobre todas las cosas y eso tiene un precio, pero uno genial: Cambiar, Crear y finalmente Ser a través de esto.

Atrévanse a cocinar, atrévanse a llegar con el taper a los almuerzos familiares y juntas con amigos (jaja), a ser la que lleva comida distinta y come lento, a no tener miedo de hacer lo que les resuena. Y es que a veces nos da miedo o lata que nos pregunten o que se “compliquen” por nosotros o miles de peros…y no hay excusas! atreverse a hablar y a compartir esto también es parte del proceso y verán, como las rueditas de al lado empiezan a moverse! Lo verán en sus casas, amigos y familia.

Aprovechemos que ahora contamos con MIL información, blogs, libros, etc donde podemos encontrar recetas, formas, sustitutos y miles de cosas ricas y maravillosas que hacen ver esto como realmente lo es: Una manera de vivir y no una restricción o moda para bajar de peso. Porque eso no es, ya que recuerden, que todo cambio físico que vean, será siempre conscecuencia de toda la transformación interna y no el objetivo principal del por qué deciden atreverse a cambiar y crear. Y así irán pasando cosas, se irán redescubirnedo, sacando capas y así Siendo lo que realmente son :)

 

IMG_1633

IMG_1634

IMG_1635

DISFRUTEN EL VIAJE

Disfrútenlo con todo! véanlo como un regalo supremo a lo que somos, a nuestra existencia y como un derecho a vivir en paz con nuestro interior a través de la tierra y el Universo entero. Suena magnífico y enorme! y es que lo es. Amarnos a través de la comida es probablemente uno de los instintos más básicos que tenemos pero que fuimos perdiendo y transformando en algo mecánico. Ahora depende de nosotros recuperarlo, hacerlo nuestro y viajar la vida desde la perspectiva de estar en paz con quienes somos y con cada célula que nos compone!

Ya verán como pequeños cambios hacen la diferencia. Para lo que necesiten, aquí estoy para acompañar el viaje de la manera que sea necesaria :)

Amor inmenso para todos <3!

…Y lo prometido!!

IMG_0259

Esta maravilla verde viva tiene: 1 plátano, 1 taza de leche vegetal a elección, chía, linaza, 1 taza de espinacas y 1 kiwi. ah! y quinoa pop arriba :) Disfruten!!!

EL SEGUNDO ACUERDO

NO TE TOMES NADA PERSONALMENTE

No te tomes nada personalmente. Los tres acuerdos siguientes nacen, en realidad, del primero. El Segundo Acuerdo consiste en no tomarte nada personalmente.

Suceda lo que suceda a tu alrededor, no te lo tomes personalmente. Utilizando un ejemplo anterior, si te encuentro en la calle y te digo: «¡Eh, eres un estúpido!», sin conocerte, no me refiero a ti, sino a mí.

Si te lo tomas personalmente, tal vez te creas que eres un estúpido. Quizá te digas a ti mismo: «¿Cómo lo sabe? ¿Acaso es clarividente o es que todos pueden ver lo estúpido que soy?».

Te lo tomas personalmente porque estás de acuerdo con cualquier cosa que se diga. Y tan pronto como estás de acuerdo, el veneno te recorre y te encuentras atrapado en el sueño del infierno. El motivo de que estés atrapado es lo que llamamos «la importancia personal». La importancia personal, o el tomarse las cosas personalmente, es la expresión máxima del egoísmo, porque consideramos que todo gira a nuestro alrededor. Durante el período de nuestra educación (o de nuestra domesticación), aprendimos a tomarnos todas las cosas de forma personal. Creemos que somos responsables de todo. ¡Yo, yo, yo y siempre yo!

Nada de lo que los demás hacen es por ti. Lo hacen por ellos mismos. Todos vivimos en nuestro propio sueño, en nuestra propia mente; los demás están en un mundo completamente distinto de aquel en que vive cada uno de nosotros. Cuando nos tomamos personalmente lo que alguien nos dice, suponemos que sabe lo que hay en nuestro mundo e intentamos imponérselo por encima del suyo.

Incluso cuando una situación parece muy personal, por ejemplo cuando alguien te insulta directamente, eso no tiene nada que ver contigo. Lo que esa persona dice, lo que hace y las opiniones que expresa responden a los acuerdos que ha establecido en su propia mente. Su punto de vista surge de toda la programación que recibió durante su domesticación.

Si alguien te da su opinión y te dice: «¡Oye, estás muy gordo!», no te lo tomes personalmente, porque la verdad es que se refiere a sus propios sentimientos. Esa persona intentó enviarte su veneno, y si te lo tomas personalmente, lo recoges y se convierte en tuyo. Tomarse las cosas personalmente te convierte en una presa fácil para esos depredadores, los magos negros. Les resulta fácil atraparte con una simple opinión, después te alimentan con el veneno que quieren, y como te lo tomas personalmente, te lo tragas sin rechistar.

Te comes toda su basura emocional y la conviertes en tu propia basura. Pero si no te lo tomas personalmente, serás inmune a todo veneno aunque te encuentres en medio del infierno. Esa inmunidad es un don de este acuerdo.

Cuando te tomas las cosas personalmente, te sientes ofendido y reaccionas defendiendo tus creencias y creando conflictos. Haces una montaña de un grano de arena porque sientes la necesidad de tener razón y de que los demás estén equivocados. También te esfuerzas en demostrarles que tienes razón dando tus propias opiniones. Del mismo modo, cualquier cosa que sientas o hagas no es más que una proyección de tu propio sueño personal, un reflejo de tus propios acuerdos. Lo que dices, lo que haces y las opiniones que tienes se basan en los acuerdos que tú has establecido, y no tienen nada que ver conmigo.

Lo que pienses de mí no es importante para mí y no me lo tomo personalmente. Cuando la gente me dice: «Miguel, eres el mejor», no me lo tomo personalmente, y tampoco lo hago cuando me dice: «Miguel, eres el peor». Sé que cuando estés contento, me dirás: «¡Miguel, eres un ángel!». Pero cuando estés enfadado conmigo, me dirás: «¡Oh, Miguel, eres un demonio! Eres repugnante. ¿Cómo puedes decir esas cosas?». Ninguno de los dos comentarios me afecta porque yo sé lo que soy. No necesito que me acepten. No necesito que nadie me diga: «¡Miguel, qué bien lo haces!», o: «¿Cómo eres capaz de hacer eso?». No, no me lo tomo personalmente. Pienses lo que pienses, sientas lo que sientas, sé que se trata de tu problema y no del mío. Es tu manera de ver el mundo. No me lo tomo de un modo personal porque te refieres a ti mismo y no a mí.

Los demás tienen sus propias opiniones según su sistema de creencias, de modo que nada de lo que piensen de mí estará realmente relacionado conmigo, sino con ellos. Es posible que incluso me digas: «Miguel, lo que dices me duele». Pero lo que te duele no es lo que yo digo, sino las heridas que tienes y que yo he rozado con lo que he dicho. Eres tú mismo quien se hace daño. No me lo puedo tomar personalmente en modo alguno, y no porque no crea ni confíe en ti, sino porque sé que ves el mundo con distintos ojos, con los tuyos. Creas una película entera en tu mente, y en ella tú eres el director, el productor y el protagonista. Todos los demás tenemos papeles secundarios. Es tu película.

La manera en que ves esa película se basa en los acuerdos que has establecido con la vida. Tu punto de vista es algo personal tuyo. No es la verdad de nadie más que de ti. Por consiguiente, si te enfadas conmigo, sé que eso está relacionado contigo. Yo soy la excusa para que tú te enfades. Y te enfadas porque tienes miedo, porque te enfrentas a tu miedo. Si no tuvieras miedo, no te enfadarías conmigo en modo alguno. Si no tuvieras miedo, no me odiarías en modo alguno. Si no tuvieras miedo, no estarías triste ni celoso en modo alguno.

Si vives sin miedo, si amas, no hay lugar para ninguna de esas emociones. Si no tienes ninguna de esas emociones, lógicamente te sientes bien. Cuando te sientes bien, todo lo que te rodea está bien. Cuando todo lo que te rodea es magnífico, todo te hace feliz. Amas todo lo que te rodea porque te amas a ti mismo, porque te gusta como eres, porque estás contento contigo mismo, porque te sientes feliz con tu vida. Estás satisfecho con la película que tú mismo produces y con los acuerdos que has establecido con la vida. Estás en paz y eres feliz. Vives en ese estado de dicha en el que todo es verdaderamente maravilloso y bello. En ese estado de dicha, estableces una relación de amor con todo lo que percibes en todo momento.

Sea lo que sea lo que la gente haga, piense o diga, no te lo tomes personalmente. Si te dice que eres maravilloso, no lo dice por ti. Tú sabes que eres maravilloso. No es necesario que otras personas te lo digan para creerlo. No te tomes nada personalmente. Aun cuando alguien agarrase una pistola y te disparase en la cabeza, no sería nada personal. Incluso hasta ese extremo.

Ni siquiera las opiniones que tienes sobre ti mismo son necesariamente verdad; por consiguiente, no tienes la menor necesidad de tomarte cualquier cosa que oigas en tu propia mente personalmente. La mente tiene la capacidad de hablarse a sí misma, pero también tiene la capacidad de escuchar la información que está disponible de otras esferas. Quizás a veces, cuando oyes una voz en tu mente, te preguntes de dónde proviene. Es posible que esta voz provenga de otra realidad en la que existan seres vivos con una mente muy similar a la humana. Los toltecas denominaron a estos seres «aliados». En Europa, África y la India los llamaron «dioses».

Nuestra mente también existe en el nivel de los dioses, también vive en esa realidad y es capaz de percibirla. La mente ve con los ojos y percibe la realidad de cuando estamos despiertos. Pero también ve y percibe sin los ojos, aunque la razón apenas es consciente de esta percepción. La mente vive en más de una dimensión. Es posible que en ocasiones tengas ideas que no se originan en tu mente, pero las percibes con ella. Tienes derecho a creer o no lo que esas voces te dicen y a no tomártelo personalmente. Tenemos la opción de creer o no las voces que oímos en nuestra propia mente, del mismo modo en que decidimos qué creer y qué acuerdos tomar en el sueño del planeta.

La mente también es capaz de hablarse y escucharse a sí misma. Tu mente está dividida, igual que lo está tu cuerpo. Del mismo modo en que puedes estrechar con una mano tu otra mano y sentirla, la mente puede hablar consigo misma. Una parte de tu mente habla y otra escucha. Cuando muchas partes de tu mente hablan todas al mismo tiempo, se origina un gran problema. A esto lo llamamos mitote, ¿recuerdas?

Podemos comparar el mitote con un enorme mercado en el que miles de personas hablan y hacen trueques a la vez. Cada una tiene pensamientos y sentimientos diferentes; cada una tiene un punto de vista distinto. Todos los acuerdos que hemos establecido  ‐  la programación de la mente  ‐  no son necesariamente compatibles entre sí. Cada acuerdo es como un ser vivo independiente; tiene su propia personalidad y su propia voz. Hay acuerdos incompatibles, que se contradicen los unos a los otros, y el conflicto se va extendiendo hasta que estalla una gran guerra en la mente.

El mitote es la razón por la que los seres humanos apenas saben lo que quieren, cómo lo quieren o cuándo lo quieren. No están de acuerdo con ellos mismos porque unas partes de la mente quieren una cosa y otras quieren exactamente lo contrario.

Una parte de la mente pone objeciones a determinados pensamientos y actos y otra los apoya. Todos estos pequeños seres vivientes crean conflictos internos porque están vivos y cada uno tiene su propia voz. Únicamente si hacemos un inventario de nuestros acuerdos destaparemos todos los conflictos de la mente, y con el tiempo llegaremos a extraer orden del caos del mitote.

No te tomes nada personalmente porque, si lo haces, te expones a sufrir por nada. Los seres humanos somos adictos al sufrimiento en diferentes niveles y distintos grados; nos apoyamos los unos a los otros para mantener esta adicción. Hemos acordado ayudarnos mutuamente a sufrir. Si tienes la necesidad de que te maltraten, será fácil que los demás lo hagan. Del mismo modo, si estás con personas que necesitan Sufrir, algo en ti hará que las maltrates. Es como si llevasen un cartel en la espalda que dijera: «Patéame, por favor». Piden una justificación para su sufrimiento. Su adicción al sufrimiento no es más que un acuerdo que refuerzan a diario.

Vayas donde vayas, encontrarás a gente que te mentirá, pero a medida que tu conciencia se expanda, descubrirás que tú también te mientes a ti mismo. No esperes que los demás te digan la verdad, porque ellos también se mienten a sí mismos. Tienes que confiar en ti y decidir si crees o no lo que alguien te dice.

Cuando realmente vemos a los demás tal como son sin tomárnoslo personalmente, lo que hagan o digan no nos dañará. Aunque los demás te mientan, no importa. Te mienten porque tienen miedo. Tienen miedo de que descubras que no son perfectos. Quitarse la máscara social resulta doloroso. Si los demás dicen una cosa, pero hacen otra y tú no prestas atención a sus actos, te mientes a ti mismo. Pero si eres veraz contigo mismo, te ahorrarás mucho dolor emocional. Decirte la verdad quizá resulte doloroso, pero no necesitas aferrarte al dolor. La curación está en camino; que las cosas te vayan mejor es sólo cuestión de tiempo.

Si alguien no te trata con amor ni respeto, que se aleje de ti es un regalo. Si esa persona no se va, lo más probable es que soportes muchos años de sufrimiento con ella. Que se marche quizá resulte doloroso durante un tiempo, pero finalmente tu corazón sanará. Entonces, elegirás lo que de verdad quieres. Descubrirás que, para elegir correctamente, más que confiar en los demás, es necesario que confíes en ti mismo.

Cuando no tomarte nada personalmente se convierta en un hábito firme y sólido, te evitarás muchos disgustos en la vida. Tu rabia, tus celos y tu envidia desaparecerán, y si no te tomas nada personalmente, incluso tu tristeza desaparecerá.

Si conviertes el Segundo Acuerdo en un hábito, descubrirás que nada podrá devolverte al infierno. Una gran cantidad de libertad surge cuando no nos tomamos nada personalmente. Serás inmune a los magos negros y ningún hechizo te afectará, por muy fuerte que sea. El mundo entero puede contar chismes sobre ti, pero si no te los tomas personalmente, serás inmune a ellos. Alguien puede enviarte veneno emocional de forma intencionada, pero si no te lo tomas personalmente, no te lo tragarás. Cuando no tomas el veneno emocional, se vuelve más nocivo para el que lo envía, pero no para ti.

Ya puedes ver cuán importante es este acuerdo. No tomar nada personalmente te ayuda a romper muchos hábitos y costumbres que te mantienen atrapado en el sueño del infierno y te causan un sufrimiento innecesario. Bastará con practicar el Segundo Acuerdo para que empieces a romper docenas de pequeños acuerdos que te hacen sufrir. Y si practicas además el Primer Acuerdo, romperás el 75 por ciento de estos pequeños acuerdos que te mantienen atrapado en el infierno.

Escribe este acuerdo en un papel y engánchalo en la nevera para recordarlo en todo momento: No te tomes nada personalmente.

Cuando te acostumbres a no tomarte nada personalmente, no necesitarás depositar tu confianza en lo que hagan o digan los demás. Bastará con que confíes en ti mismo para elegir con responsabilidad. Nunca eres responsable de los actos de los demás; sólo eres responsable de ti mismo. Cuando comprendas esto, de verdad, y te niegues a tomarte las cosas personalmente, será muy difícil que los comentarios insensibles o los actos negligentes de los demás te hieran.

Si mantienes este acuerdo, viajarás por todo el mundo con el corazón abierto por completo y nadie te herirá. Dirás: «Te amo», sin miedo a que te rechacen o te ridiculicen. Pedirás lo que necesites. Dirás sí o dirás no ‐  lo que tú decidas  ‐ sin culparte ni juzgarte. Siempre puedes seguir a tu corazón. Si lo haces, aunque estés en medio del infierno, experimentarás felicidad y paz interior. Permanecerás en tu estado de dicha y el infierno no te afectará en absoluto.

Miguel Ruiz

Turismo y Conexión Humana: Más allá de la foto

He tenido la oportunidad de conocer muchas culturas a extremos distintas. Oceanía, América del Sur, África y Asía. Miles de colores, sabores, dinámicas y fascinantes seres humanos envueltos en rituales, ritos y magia diversa.

Siempre me ha llamado la atención y más aún con los últimos viajes (África y Asía), todo lo que son las distintas tribus del mundo. Soñando e hirviendo la sangre con tan sólo imaginarme la experiencia de poder pasar un día real, dormir, cocinar y enlazarme con una cultura y dinámica tan distinta a la que yo pertenezco de nacimiento.

Y ahora, a un día de comenzar un trekking en Myanmar donde supuestamente tendremos la posibilidad de conocer a 4 o más tribus y vivir una experiencia local, más cercana a la gente, es que me pregunto nuevamente:

Dónde está la línea entre el turismo y la tradición tribal? Dónde está la línea entre vivir una experiencia real y apretar el obturador de la cámara para compartir la vivencia con el resto? Dónde está la línea entre formar un lazo con un otro tan distinto a ti y el negocio detrás de la exposición de estos seres humanos?

Porque creo que hay que ser sinceros y partir desde el punto donde claro! Cualquier experiencia que te vendan envasada en una agencia de turismo, de inexplorado e inexplotado poco puede tener. Pero aquí es donde viene mi punto en este escrito. Dónde está la línea entre vivir la experiencia en una cultura tan distinta, sin sentir y sin contribuir a un turismo vacío? Y creo que parte de la respuesta va mucho en cómo nosotros nos ligaremos y aportaremos de vuelta a esta experiencia sin sólo esperar recibir una foto de ésta.

Y aquí entro a Mali y las otras mujeres de la tribu Karen de las mujeres de cuello largo en el norte de Tailandia. De todas ellas que vimos más de alguna vez en las imágenes de National Geographic. De aquellas sobre las que escuchamos mil veces el mito (al menos yo) que si se sacan sus anillos mueren. De esas mujeres que desafían todo estereotipo físico conocido y usual para nosotros occidentales.

IMG_5026

IMG_5036

Lo pensamos mil veces antes de ir. Muchas. Si hay algo que hemos aprendido mucho viajando es la responsabilidad que tenemos como turistas en la ética de las dinámicas de los lugares que visitamos, corriendo esto para personas y animales (ya escribiré sobre el turismo y animales en otra!) y visitar la tribu de estas mujeres presentó un dilema de aquellos. Leímos muchos comentarios de todos tipo. Muchos alucinaban con la experiencia de conocer algo tan distinto y muchos otros lo describían como un “zoológico triste” donde no valía la pena ir. Qué hacer? Cómo tan dividida la opinión? Y debo aceptar que el bicho de las tribus y culturas picó fuerte y quisimos saber cómo era desde nuestra propia experiencia. Cómo vivían estas mujeres, cuáles eran las dinámicas, qué es lo que pasaba. Y fuimos. Y lejos de comenzar a entrar en debates éticos sobre los anillos del cuello, que claramente da para mucho y hay harto que decir al respecto, me quiero atener aquí a lo que quiero transmitir; sobre dónde está el punto entre ir a meterse a una cultura tan distinta a la nuestra, respetando y conectándose con la experiencia más allá del flash.

Nosotros personalmente, tuvimos una experiencia muy hermosa al ir a este lugar. Sorprendentemente llenadora. Íbamos de cierta manera preparados para ver cosas que nos chocaran al punto de cuestionarnos qué pasa con el ser humano. Y si bien eso es algo que nos cuestionamos cada día al ir viendo mundos tan distintos, esta vez fue exquisitamente esclarecedor.

IMG_5040

IMG_5034

IMG_5037

La cámara pasó a segundo plano. Las expectativas se difuminaron y quedamos sólo nosotros y ellas. Pasaron a primer plano los nombres, las caras, las historias, las risas y los colores de cada mujer que estaba ahí. Es una aldea de mujeres refugiadas que venden sus artesanías a las decenas de turistas que vienen cada día. Y aquí es cuando nos dimos cuenta de la diferencia que pueden hacer ciertas actitudes frente a esta realidad envasada que nos venden para ir a invadir diariamente su aldea. Como simplemente una sonrisa, que claramente no arreglará ni su mundo ni el mío, pero que sí comienza a hacer una microdiferencia al interconectarse ambos. Pero aquí, me refiero a una sonrisa por delante de tu cámara. Una sonrisa y una sentada al lado y realmente interesarte por lo que hacen. Interesarte por la guitarra que tienen al lado y que te toquen una canción de manera espontánea. Va en respetar su espacio y su poder de decisión al TÚ pedirles una foto.

Como turistas muchas veces nos sentimos dueños de las experiencias del resto. Vamos con la cámara disparando y atrapando momentos en una retina artificial que luego compartimos y explotan en las retinas de todo el resto. Pero, y qué pasa con la integridad de la otra persona? Sobre todo en las tribus y en todas las experiencias que te venden como el “deber hacer” en la lista del turista, muchas veces la gente asume que obviamente para eso va, que puede sacar la foto y que casi que el otro tiene que asumir que será así y posar para la foto. Para mi ese dejo de superioridad me llega fuerte y creo que ahí justamente es donde la línea se pasa a llevar. Ojo, no digo que haya que firmar una carta de consentimiento para fotografiar (claramente hay algo hermoso de captar y es la espontaneidad), PERO SÍ DIGO que antes de querer retratar cualquier cosa para luego compartir, vale la pena darnos el espacio para compartir genuinamente en primer lugar, con el que nos estamos involucrando en ese instante y así conectar con él y su experiencia de vida.

Y aquí para mi está el punto donde la línea se dibuja. No cuesta nada y más aún ganamos y aportamos si realmente vivimos el momento junto al otro. Las barreras de idioma que tanto nos asuntas, créanme que pueden desaparecer si así lo disponemos. Al estar ya sea con una tribu o inmersos en una comunidad y/o cultura distinta a la nuestra; creo que es especialmente poderoso si intentamos olvidarnos por un breve espacio de tiempo de lo accesorio (de los atuendos llamativos y distintos, de lo que los rodea, vivienda, etc) y simplemente miramos a los ojos al que tenemos al frente como un igual. Les aseguro que si hacemos ese ejercicio primero y de ahí vamos incorporando de a poco toda la demás experiencia externa accesoria que sacamos antes; sentiremos cómo se nos vuela la cabeza y el corazón.

Cada uno tendrá su propia línea entre hacer turismo y vivir experiencias tan ajenas a nosotros como entrar superficialmente en la realidad de por ejemplo una tribu; pero para mi estar con Mali fue decidor. Darse el tiempo de saber su nombre. A cuántas personas les preguntamos el nombre antes de una foto? Darse el tiempo de escuchar. De hacer preguntas, de impregnarse de el otro. De dar espacio para que te cuenten lo que quieren decir. Para que se expresen como quieren hacerlo. Si después de enlazarnos así a nivel humano le agregamos consciencia respecto a la realidad física en la que viven y las dinámicas que llevan; les aseguro que “la foto saldrá más buena”, la sensación para todos los involucrados será más grata y se abrirán las puertas para comenzar una comprensión real del mundo al que te fuiste a meter y para comenzar a reflexionar sobre esa realidad desde una mirada menos extraterrestre y menos viciada por el juicio ajeno.

IMG_5288

IMG_0170

 

Hay tanto que cambiar, tanto que avanzar y mucho que criticar al mundo; y casi siempre se hace desde la lectura o activismo virtual. Pero a la hora de ver en primera persona una realidad distinta o que nos impacta, nos dejamos muchas veces llevar por lo llamativo del momento y a toda costa querer retratar y quedarnos sólo con la crítica superficial para luego denunciar por alguna red social. Por eso como turistas/viajeros/visitantes/seres humanos tenemos la tremenda responsabilidad. Al tener la oportunidad de aproximarnos a realidades tan distintas fuera de una pantalla, es vital hacerlo desde el respeto, desde un tú a tú y no sobre un pedestal desde el cual “vamos a ver cómo viven esos…”. Tenemos la responsabilidad de involucrarnos y de ser parte del cambio interno que se requiere para hacer cambios en un futuro en la sociedad que sea. E incluso aquí mismo, tenemos la responsabilidad real luego de involucrarnos en esta experiencia, de cuestionarnos profundamente respecto a cómo se lleva y lo que sucede respecto a esta tribu en particular. Para seguir informándonos, formándonos y re-direccionar nuestro pensar y actuar de acuerdo a estas experiencias que vamos adquiriendo.

Somos responsables de sacarle el estereotipo de la cámara al turista y que ésta se vuelva sólo una herramienta para contar historias donde nuestras palabras no son suficientes. La responsabilidad de preguntarle al otro cómo se llama, cómo está y con humildad agradecer que te abra las puertas de su Universo.

 

Gracias Mali,

por enseñarnos y recordarnos cómo viajar

monj2

“A veces es necesario perderse para encontrarse”

Cuántas veces hemos leído o escuchado esa frase? Yo al menos, mil. Específicamente en tiempos de viaje. Y si bien es cierto, creo que hoy más que nunca me ha dado vueltas y caído un poco mal, para ser sincera.

Es cierto, es parte del proceso perderse. Pero lo que no te dice nadie ni esa frase, es que no sólo te vas a perder; si no que realmente te vas a ir a un poco a la mierda (a ratos al menos). Ojo! Que no se lea “mierda” como algo enteramente fatalista! Más bien que se lea como un punto geográfico sin ubicación certera, sin retorno y sin señalización. Como un punto donde queda todo en blanco y en negro al mismo tiempo. Un punto donde todo empieza a girar centrífugamente sobre su propio eje. Un punto donde no hay acepciones positivas o negativas; si no que es un punto de partida y final donde nuestra propia capacidad de interpretarlo, manejarlo y disfrutarlo; van a determinar el calificativo que luego nuestra mente (a menos que estemos avanzadamente libres de ella) le pondrá. De nosotros dependerá el disfrutar y tener fe en este caos que traen los viajes. En este caos que revuelven nuestras relaciones, manera de ver el mundo, de enfrentar los desafíos y al final de todo: de vernos a nosotros mismos… Quiénes somos? Quién soy? 

QUIÉN SOY…

Cuántas veces podré hacerme esta pregunta en vida? Probablemente infinitas. Y está bien. Hoy en el medio del caos de la calle y de mi ser sintiéndose absorbido por esta fuerza centrífuga tremenda que mencionaba antes, ese era mi mantra, el que me mantenía los pies en el suelo y evitaba que saliera disparada en mil direcciones: “Está bien”. Porque no somos seres estáticos sino que dotados con el mas magnifico don: la Transformación. Y eso es algo que los viajes de todo tipo te dan. Sin miedo…respirando…yendo al fondo. Sin miedo sabiendo que Soy tanto como no soy; y que no hay necesidad de saber si no que tan sólo ser. Libre de etiquetas, expectativas, pantallas y calificativos. Simplemente SER e ir siendo según en el viaje nos vamos descubriendo….

Hoy me perdí en el viaje. Me fui a la mierda un rato. Y agradezco el sentir tan inmensa desorientación donde la única certeza que tengo; es que me acerca más a casa, a esa interna y auténtica.