Archivos de la categoría: ALIMENTACIÓN EMOCIONAL

Habitar el cuerpo para la transformación

 

Habitar el cuerpo para la transformación
Se vuelve una parte esencial, crucial e imprescindible el comenzar a sentir tu cuerpo físico para lograr cualquier tipo de transformación en este plano.

Si hay algo q me he dado cuenta, es que para cambiar tu alimentación no basta con solo elegir otros alimentos o seguir una pauta. No basta con saber q es alimentarse conscientemente.

Para poder lograr nutrir tu cuerpo de otra manera, es crucial el poder re-conocer el vehículo que habita tu alma. El comenzar a mirarlo, sin ropa, sin barreras y sin miedos; así acercándote a cada rincón de éste y volver a unirte con él. Solo desde ahí, desde el habitarte a ti mismo en tu envoltura física, podemos comenzar a sentirnos, dejar de disociarnos e ir hacia adentro pelando las capas necesarias para lograr cambios reales y sostenibles en el tiempo que nos lleven hacia dónde elijamos viajar 🌀

Volver a lo básico y Hacernos cargo

 

 

 

 

 

 

 

El cuerpo avisa. El cuerpo habla. Y sí, efectivamente tu cuerpo lo sabe. Sabe todo! Y es el principal delator de TODO lo que está pasando en tu interior y que muchas veces no te atreves, quieres o eres capaz de mirar.

Se cansa, se pone raro, pesado, presenta síntomas o de lleno: se enferma. Y no es un gran secreto que el cuerpo expresa mucho de lo que hemos ido acumulando internamente a nivel emocional; pero sí es un punto a tener en cuenta el que no es necesario llegar a enfermarse y que hay ciertas cosas muy simples que podemos hacer cuando comenzamos a sentir que hay algo en nosotros que empieza a salirse de lugar.

Qué hacer cuando nuestro organismo y cuerpos completos se han visto sobrecargados y colapsados de alguna manera? Cómo volver a retomar y darles una base para comenzar a sanar? Y sobre todo, cómo PARAR en el minuto exacto y así prevenir una avalancha mayor?

Continuar leyendo

Cambios y Alimentación

Las palpitaciones se aceleran, el sudor fluye y nuestra mente anda a full. Paramos y nos damos cuenta que no estábamos respirando. Miramos para atrás en el día cuando logramos sentarnos y ufff….Me alimenté?

En general todos los cambios sean de tipo físico, emocional, energético o en la esfera que sea, efectivamente traen consecuencias, entendidas éstas sin connotación ni positiva ni negativa. PERO, tal como les escribí por instagram, una de las primeras cosas que se resiente es la alimentación!

Cuando estamos pasando por grandes cambios a nivel físico y emocional, todo se desordena!! o no? Se van a la punta del cerro varias cosas y dentro de éstas, la alimentación es una de las primeras cosas que se siente. Por qué? Porque no sólo nuestros cuerpo nos pide más energía, sino que al vernos desafiados emocionalmente tendemos a llenar vacíos, calmarnos y encontrar consuelo y comodidad en la comida. Y elegimos no lo de la foto, sino que alimentos pesados como harinas, azúcar o procesados en cantidades que nos dan una calma aparente y temporal (al estar químicamente diseñados para generar adicción, por lo demás). Y después qué pasa? Nada. Funciona como un anestésico más donde pasado el efecto el vacío o dolor continúa. Así que a a no correr más! Pero qué se hace? Porque si fuera tan simple como quedarse y superarlo, nadie tendría este tema…

Y para esto esta entrada! para compartir algunos consejos que al menos a mi me logran comenzar a centrar cuando siento me estoy desviando y refugiando en algo externo, en lugar de hacerle frente y sobre todo, DISFRUTAR el cambio sea cual sea éste. Los cambios ni siquiera son malos, pero nuestra naturaleza humana que los detesta porque se asusta, nos juega chueco de todas formas de manera inconsciente. Por lo cual harta atención y cuando estén al medio de transiciones, poner más ojo a estos aspectos alimenticios para seguir nutriéndonos física y emocionalmente lo mejor posible!

 

  • Comer TODAS las comidas del día. Aunque estén ajetrados/as, no saltarse ninguna que esto nos juega en contra con bajones de energía y las posteriores elecciones que haremos. Sí lo se, es difícil cuando estás en pleno cambio, pero háganme caso que hace la diferencia! Tu cuerpo necesita toda esa energía a full.
  • Especial ojo que nuestras comidas cuenten con todos los grupos alimenticios! Y aquí si que es importante poner atención, yo me caigo bien seguido aquí y después mi cuerpo me pide explicaciones (y con mucho ímpetu!) Incluyan cereales y proteínas de orígen vegetal que los mantengan full energía en todo sentido (si no las incluimos, en estos períodos de mayor demanda por parte de nuestro organismo, más tarde nos pasará la cuenta y nos tiraremos al tiro por harinas y/o azúcar procesadas que nos den ese shot ficticio de energía necesaria!). Así que incluyan avena, arroz integral, quinoa, frutos secos y semillas en sus preparaciones! Cada comida siendo bien completita, debería ir administrándonos energía de manera sabia durante el día y no pegarnos una cachetada de bajón.
  • Muchas frutas y vegetales! Pasa que muchas veces las personas, al sentir que ya si se comieron el kilo de pan y pasteles y demases, dicen “pa qué voy a comer manzana si en el fondo ya la embarré?” Y es que aquí está el punto! esto no es una dieta ni un fracaso ni una competencia. Ok, te comiste un paquete de papas fritas, ya! PERO éste no te quita el derecho a incorporar vegetales más tarde y seguir haciendo elecciones sanas después. Una “mala” elección no es castigo ni condena para el resto de las demás del día, ok? No se castiguen, sino que muéstrense a ustedes mismos que se puede retomar el elegir de la forma más beneficiosa para tu organismo completo.
  • AGUA. Sísísí. Durante el día. Todos los días y sobre todo en períodos de cambio y estrés, es vital mantenerse bien hidratados y así eliminar toxinas y recibir todos los beneficios acuáticos durante el día. Disminuirá estrés, dolor de cabeza producto de la falta de líquidos y te mantendrá con energía, créanlo o no. No se olviden, más que nunca, de su botellita!
  • Necesidad de algo dulce? Prevengamos incluyendo en las comidas variedades de frutas deshidratadas, frutas frescas y verduras como la zanahoria, zapallo o papa dulce que nos aporten esa azúcar natural necesaria. Y si no es suficiente, aprendamos a sustituir y a realizar recetas saludables como opción en estos períodos. Hay muchas opciones y maneras de incluir azúcar natural en nuestro día a día.

caju2

gran3

IMG_2561

Los cambios son hermosos. Nos dan vuelta la cabeza, sí! Pero se imaginan nada pudiera provocarnos eso? Sería súper fome. Es verdad, hay cambios fuertes. Y es verdad, hay algunos que no pediríamos de manera literal. Pero al final suceden. Y cuando ya están, qué opción vamos a tomar? Qué vamos a decidir? De nosotros depende el cómo lo viviremos, el cómo saldremos de éste y el si lo disfrutaremos o no. Creo es mejor el decidir disfrutarlos. Decidir no hacernos daño a través de estos siendo que vienen para hacernos crecer y no para hacernos la vida imposible, aún cuando puede parecer a ratos que todo rema en dirección incomprensiblemente contraria.

Tengámonos paciencia, hagamos lo máximo que podemos con las herramientas que contamos en el minuto. Y abrámonos a la posibilidad de seguir alimentándonos bien física y emocionalmente a través del huracán. Acuérdense: aquí no hay fallas, sólo pasos. Y tenemos toda una vida para caminar :)

Ojalá les sirvan los tips! Un abrazo enorme!