ESTANCARSE TAMBIÉN ES HUIR

Si bien ya pasó la luna llena en sí, hay enseñanzas de su energía que quedan dando vueltas para realizar el trabajo atingente y así seguir fluyendo con sus ciclos y lo que cada uno nos aporta.
Y si hay algo que me quedó de la recién pasada, es la reflexión acerca de nuestro hábitos y patrones. Por qué hay algunos tan duros y de los cuáles no podemos desligarnos y avanzar? Y aquí es que me vino de lujo una reflexión de “La Mujer Lunar” acerca de nuestros mecanismos de defensa ante la vida; donde específicamente, “a veces huir quiere decir estancarse”.

Bien es sabido que para poder comprometernos con algo, para sobrepasarlo o para simplemente avanzar; tenemos que presentarnos, tenemos que hacerle frente y tenemos que dejar de escaparnos, escabullirnos, huir de él.
Pero y qué tal si claro, no somos escapistas en lo grueso y literal de la palabra y efectivamente nos quedamos enfrentando la situación PERO algo pasa que no saltamos la valla tampoco? Qué pasa si en realidad, este hacer frente pasa al otro límite y lo que en verdad estamos haciendo es “sobrequedarnos” y simplemente comenzamos a estancarnos?
Y es en este lugar donde si lo detectamos así, tenemos que hacernos cargo. Tomar responsabilidad y realmente primero preguntarnos si queremos salir. Si estamos dispuestos a salir de la comodidad que nos permitirá dejar de huir, finalmente, de nuestra propia luz. Y si la respuesta en sí, desde aquí trabajamos. Desde aquí nos desplegamos! Las estrategias son miles y siempre se puede pedir ayuda; pero insisto en que el principal desafío está en lo anterior. A realmente atrevernos que nosotros mismo nos hemos estancados y en volver a confiar en que tal como nos metimos, podemos sacarnos de ahí. Y poco a poco apoyándonos en lo que necesitemos, empezar a desestancarnos.

Deja un comentario: