Recibe tu Luna: Experiencia con toallitas femeninas de tela

 

 

 

 

 

 

 

Hace más o menos 1 luna atrás, llegaron a mis manos estas novedades. Y digo novedades porque al menos en mi entorno cercano, no tenía ninguna referencia – además de abuelas/tías/madres de generaciones anteriores – sobre cómo era usar toallitas femeninas de tela.

Y en este camino de explorar y educarme en torno a todo lo que tiene que ver con mi propio cuerpo (Cómo lo muevo, cómo lo visto, cómo lo alimento y cómo lo amo) la menstruación fue algo imposible de quedar afuera. Entre el boom de disponibilidad de información en las redes sociales entre luna y menstruación, ciclo femenino, etc; como buena perna/matea que soy me puse a estudiar y leer. Y me encontré con una ventana tremenda e infinita que extendía un puente gigante de conexión con mi sabiduría femenina inherente.

Pero este post lejos de querer hablarles sobre lo que pude haber descubierto más a nivel emocional y ancestral sobre mi propio ciclo lunar, les vengo a contar concretamente sobre cómo fue usar las toallitas femeninas de tela “Recibe tu Luna”.

Y por qué llegaron a mi? Las busqué porque hace un par de años ya uso la copita. Para hacerla corta, la verdad es que en ese entonces me aburrí – y llegué a aborrecer – de las toallitas y tampones convencionales desechables. La irritación, olor y la cantidad de desechos al planeta me venían freakeando hace rato así que decidí hacer la transición (la cual no fue TAN fácil con la copita pero eso puede ir pa otro post!). El educarme sobre cómo mi cuerpo reaccionaba a estos agentes externos y los efectos secundarios sumados a la desconexión que sentía al ver la mecanización (y negocio cero “verde”) que se volvía el menstruar cada mes, hicieron que el cambio me fuera fácil. PERO, como siempre hay un pero, necesitaba complementarlo.

Y aquí empezó una búsqueda súper personal. Por qué? Porque a pesar de que la copita es una máxima y cambió mi percepción completa de mi ciclo lunar femenino; NECESITABA los 2 primeros días, sentir que nada entraba a mi cuerpo y sólo salía. Sólo limpiaba, sólo renovaba y sólo dejaba fluir en paz sin contenerlo (Ojo que esto es super personal y medio particular, porfa no crean que tiene nada científicomístico ni mucho menos! Es sólo una percepción personal de como yo, Camila, me vivo este momento. Para que no crean que es algo debe pasarles a todas o que DEBE ser así). Todos los cuerpos hablan distinto y el mío, me sopló que para esos días necesitaba andar más tranqui. Y como volver a los plásticos desechables no era por ningún motivo una opción, Recibe tu Luna llegó caída del cielo gracias a Yoga Fly Chile <3 :)

Así que aquí vamos!

Primero que nada, soy un ser extremadamente visual (para todo). Y si hay algo que tiene Recibe tu Luna, es que es hermoso. Todo. Desde la caja en que vienen las toallitas, los diseños de éstas, las ilustraciones, hasta los detalles del pequeño libritos con la historia, instrucciones y relatos. Todo tiene un detalle. Todo muestra el grado de preocupación y amor en la confección de lo que entregan. Y al menos para mi, más que preocupación, es también coherencia con lo que están promoviendo y compartiendo con nosotras. Así que fue super emocionante el abrir la cajita, sacar con cuidado cada una de las partes que venía adentro y sentirme super acompañada explorando la nueva dinámica! Fue como esas sorpresas que abres con emoción porque sabes viene algo muy bacán adentro.

 

 

 

Ya una vez abierta e instrucciones leídas, comienza el uso! Las instrucciones son super claras, te repiten varias veces tanto en la caja por fuera como en el manual la manera de uso y además de la página web de Recibe tu Luna donde está clarísima toda la información, por la cuenta de instagram @recibetuluna están full disponibles a tiempo real por un direct a contestar todas tus dudas!

Pero a ver a ver!… Primero que todo, de qué se trata y que trae esta famosa cajita?

Como ya lo mencioné, son toallitas de tela para nuestros días de menstruación. Son lavables (y fácil! ya tocaré este punto por separado), reutilizables y ecológicas con el medio ambiente. Parten de la premisa de ser más sanas con nuestro propio cuerpo (evitando alergias, irritaciones, infecciones y hongos) además de responsables con el medio ambiente evitando las aproximadamente 11.500 toallitas o tampones que usaría una mujer promedio en su vida.

Existen 2 kit – Luna creciente y Luna nueva – que varían en la cantidad de pads y refuerzos que traen adentro (y por ende, el precio). Yo probé el kit Luna Nueva que incluye 1 base, 3 pads y 4 refuerzos que ya les cuento que son!

Cada kit está compuesto por:

  • Base: Es la que se adhiere directamente a la ropa interior. Se fija con broche tipo clip por la parte posterior del calzón (clip como el de los bodies, no se como describirlos técnicamente). Está hecha de tela impermeable y respirable buena onda con el área femenina y además, anti-deslizante con tu ropa interior así no tenemos que preocuparnos que se va a correr con nuestro movimiento.
  • Pads: Es la toallita de tela en sí, hecha de 100% algodón absorbente. Se fija a la base (la que leyeron recién) gracias a elásticos que trae incorporados en sí misma.
  • Refuerzos: Son toallitas más pequeñas (tipo protector diario) de la misma tela de algodón absorbente que los pads.

Cómo se usa el asunto…

Se fija la base al calzón, se pone un pad arriba y estamos :)!

Tal como cuando menstruamos y ocupamos las desechables, ocupamos las de tela. La GRAN diferencia a mi gusto (además de todo el por qué evidente que ya nombramos), radica en que vas a tener que conocer no sólo tu ciclo sino que literalmente tu sangre y tu tipo de flujo para así ir cambiándolas y saber cómo tu cuerpo se regula y funciona según el día de menstruación en que esté.

Por qué? Porque aquí entra la pega de los refuerzos! Se acuerdan que además de los pads vienen refuerzos (los más pequeños?) Ya! Son para que cuando tu flujo sea más abundante, puedas poner ya sea 1 o 2 BAJO el pad.

Los días de flujo más abundante, que generalmente son los primeros, irás tú misma viendo qué te conviene más y si necesitas 1 o 2 bajo tu base. Ya con el pasar de los días, se pueden ir sacando e incluso los últimos quedar solo con el pad.

Y tal como con las convencionales, las vas cambiando según lo necesites y tu flujo. Fácil!

Y vamos ahora a lo más preguntado por TODOS cuando nombré las palabras “toallitas” y “lavables” juntas en una frase…

Cómo es el lavado?

Fácil :)

De verdad que cuando en la cajita y página te dicen que es fácil, lo es. Yo no estaba tan segura y era lo que más me preocupada pero en verdad 3/4 partes del trabajo se hacen solas! Qué tienes que hacer tú?

  1. Dejarlas remojando en agua fría una vez que te la quieras cambiar (5 horas aprox)
  2. Remover la toallita en el agua una vez pasado el tiempo
  3. Enjuagar con agua corriendo ya sea con jabón neutro, detergente o sólo con agua

Quedan algunas manchas? *

Sí. No voy a mentir. Son super leves y más de “sombra”, pero si son como yo querrán sacarlas todas. Así que ahí por la cuenta de instagram me guiaron por direct en cómo sacarlas (poner un poco de jabón en seco bobre la mancha y pasado un período de tiempo enjuagar) y lo más pro también: meterlas en el lavado (sí! lavadora) con el resto de la carga si tienes que lavar y ahí sí que sale todo. Yo apliqué ambas vías (además de lavarlas luego del enjuage con jabón) y sale mucho mejor.

Se preguntarán…pero cómo me va a dar para usarlas si entre lavado y secado no voy a alcanzar? Se secan super rápido! lavadas a mano y secando en ambiente en la noche, al otro día ya están listas.

*Hay muchos más tips de lavado, manchas, tipo de sangre, etc, etc. Que pueden preguntarme por interno o a Recibe tu Luna, para no extenderme eternamente con mi poca capacidad de síntesis por aquí :)

Ensayo y Error

Como todo en la vida no más!

Yo? Me manché en la primera al toque! (seca, jaja) Hago referencia a algunas chicas que me preguntaban por “Desborde Lunar” (que buen concepto!) y no, afortunadamente en verdad la tela es maestra y aguanta full, pero como no sabía qué tanto, no use refuerzos en mi día 1 (duh, pero bueno!) y se pasó a la base (nunca a la ropa interior, ojo aquí!!). Así que aprendí y por eso les digo: llamen a los refuerzos :D

La suavidad es notable. Nuevamente personal, pero es que el nivel de incomodidad con toallitas normales para mi era un tema. Y aquí no pasó nada (con pedaleada incluida ah!). Son cómodas. Tal como me dijeron en @yogaflychile, es como que tu ropa interior fuera un poquito más gruesa. Y de verdad no se pasa nada así que pueden sentirse seguras y contenidas.

Respecto al lavado? Lo mismo que les comenté antes! y Lo más bacán, es que pueden retornar su sangre a las plantitas y perpetuar el ciclo de unión con la Madre Tierra si así lo quieren <3

Último tip?

Me preguntaron también cosas tan detalladas – pero no menos importantes- cómo hacerlo con el remojo. Cómo lo hago si comparto baño? Cómo lo hago si no quiero que vean mis toallitas flotando en rojo? Es todo super válido y no hay respuesta correcta! Yo, comparto baño, y tomé la decisión de el remoje hacerlo bajo mi altarcito que si bien está fuera del baño, cobijó esos días de ciclo. Pueden ponerlas en un recipiente con tapa, pueden dejarlas en otro lugar…como a ustedes les acomode y se sientan tranquilas.

Veredicto…?

Después de toda prueba, puedo decir que quedo más que contenta con la experiencia para incorporarla para complementar el cómo vivo mis lunas, sintiéndome tranquila y en línea con lo que puedo elegir.

Sí, efectivamente requiere más preocupación, un poco más de tiempo y un poco menos de “fast food”. Como todo lo actual, en una sociedad donde queremos todo instantáneo y filo con las consecuencias (comida rápida, envoltorios, bolsas de plástico, etc) creo fielmente que vale la pena de repente, sobre todo con algo tan personal, dedicarles unos momentos más, organizarnos bien y hacerlo con la convicción de que no sólo a nosotras sino que al planeta, le estamos haciendo un bien enorme! No, no es tan rápido y “fácil” como sacar la toallita, despegarla del calzón y a la basura… pero oye! Los beneficios son tremendos y pucha que valen la pena y nos empoderán en hacernos cargo de nuestro propio cuerpo mes a mes.

Vamos de a poco desmitificando el menstruar. Vamos de a poco educándonos y educando a los que nos rodean. Vamos de a poco – juntas – haciendo que se transite desde el asco (así de fuerte pero cierto) y desde el “enfermarse”, hacia concebirlo como parte del ciclo natural que nos hace ser mujeres y que tenemos la libertad de vivirlo como se nos de la gana! Siempre cuidándonos, respetándonos y queriéndonos a nosotras y al planeta en el camino :)

Así que ya saben! Que lo disfruten y se animen a probar! Todo es experiencia, y aquí estamos cualquier cosa que necesiten. Y si quieren un Kit, no duden en contactar a @yogaflychile!

<3

“Nada sirve si no te conecta con el amor divino, con la fuente, con Dios madre, on tu esencial, con verdadero ser dios. Dios es tu verdadero ser. Cualquier cosa sirve si te conecta con el amor divino. Reemplaza “Dios” por cualquier palabra que te evoque la máxima sensación de plenitud y realidad verdad. O sea, estas prendas absorbentes por ejemplo, sirven si funcionan como medio hacia tu plenitud, como juego para que te reconectes con el amor verdadero, por vos, o sea, por todo”

– Micaela Sourigues, arte en recibetuluna.

Gracias a Yoga Fly Chile (@yogaflyechile) por la buena onda, la disposición y el querer compartir haciendo posible mi ensayo y error, para conectar y compartir con ustedes una nueva forma de vivir nuestra luna! Máximas!

 

 

Deja un comentario: