Otoño y su Energía disponible – Cómo beneficiarnos según esta estación (Alimentación y tips diarios)

Tal como les comentaba por instagram, efectivamente el otoño es una estación de cambios. Cambia todo! Partimos por los cambios de temperatura, seguimos por la hora, las horas de luz, los colores y así con todo estos, cambiamos nosotros.

Al ser terrestres en completa unión con la naturaleza (aún cuando no nos demos cuenta o sepamos), no es extraño que los cambios en ésta nos afecten en todos nuestros cuerpos! Pero éstas lejos de ser malas noticias, son en realidad la tremenda oportunidad para sintonizar con la Tierra y fluir con la energía disponible del momento. Mientras más lo hagamos, mejor nos sentiremos, menos nos enfermaremos y más felices enfrentaremos el día a día.

Y seguir a la naturaleza puede ser más simple de lo que parece! ella con todo su cariño nos da en bandeja todas las posibilidades que necesitamos. Nos da los alimentos correctos según los cambios a los que nos vemos sometidos y nos traza un sendero bajo el cual podremos aprovechar mejor los regalos que tiene para nosotros. Nos regala los cítricos para ayudarnos con los resfriados tan propios de esta época de cambios de temperatura y nos regala las oscurecidas más temprano que, si bien a algunos no nos gustan mucho, sí nos recuerda la necesidad de mirar un poquito más hacia adentro e inspeccionar lo que ahí hay.

A diferencia del verano, el otoño no es extroversión. Nos invita a mirarnos y a tal como las hojitas, soltar y dejar ir todo lo necesario antes de entrar al invierno…Así que queda en nosotros aprovechar todos los regalos disponibles y como siempre digo, ayudarnos de la mejor manera posible para hacer frente a lo que se nos presenta cara a cara.

 

Así que sin más, aquí van algunos consejos para enfrentar los cambios de esta estación de la mejor manera posible:

Come alimentos de la temporada! El otoño, tal como todas las estaciones, te aportará los alimentos precisos para los desafíos que ella misma te presenta. Sácale el jugo a los cítricos, enraizate con los frutos secos y llénate de energía natural con frutos deshidratados y frutas propias de estos meses!

Mimetízate con los colores otoñales y come según estos y sus texturas asociadas. Almendras, dátiles, nueces e higos te pintan la misma paleta de colores que las hojas y son excelentes para ese shot de energía (que por ser natural te sostendrá en las horas) que tanto nos falta en los días nublados y a la hora de la tarde

Con menos horas de luz, nuestra producción de melatonina y serotonina se ve afectada (disminuyendo un % esta última). Por esto, es que debemos ponerle más ojo a consumir alimentos que contengan triptófano para ayudarnos a elevarla! Avena, nueces, almendras, cereales integrales nos pueden ayudar :)

Amíguense de las aceitunitas! ya que además de estar en su época, aportan grasas saludables Y un montón de energía! Generalmente nadie nos dice esto, pero comerlas así sin más o en aceite de oliva (extraído en frío) nos ayudará a energizarnos.

Legumbres no olvidarlas! sobre todo comerlas como guiso y calentitas. Harta proteína, saciedad y la temperatura correcta que necesita nuestro organismo para acoplarse a la demanda externa en los días más grises.

 

Adaptemos nuestra energía a lo que disponemos. Es importante comenzar a asumir que a diferencia de la estación anterior, extrovertida, ahora necesitamos ir un poco hacia nosotros. Sumado al frío y menos luz, nuestros niveles de energía cambiarán! Por ende, nuestro cuerpo pedirá más alimentos calóricos, PERO, se vuelve crucial saber qué cuerpo estamos alimentando, y entender que además del físico, los otros no tienen aparato digestivo. A qué voy con esto? A que se vuelve esencial nutrir otros aspectos vitales y uno es el adaptar nuestro niveles de energía dándonos espacio para el descanso, el arroparnos calentitos con un te y un libro y a quizás correr menos y bajar la frecuencia de algunas actividades usuales.

Descansar cuando el cuerpo lo pida y dormir las horas necesarias

Darnos espacio para potenciar la introspección ya sea respirando, meditando, moviendo el cuerpo de una manera que nos acomode o simplemente, dándonos espacios personales donde podamos tirar cable hacia nuestro universo interno

Color! Dar contraste al escenario externo tanto en nuestro cotidiano como en nuestras comidas. Siempre apuntar a incluir más arcoiris en cualquiera de sus formas.

Más luz natural! A veces en la oficina o corridas del día a día, muchos no paramos a simplemente SALIR. Salir, tomar aire y aprovechar las horitas de luz y mejor aún si hay algunos rayitos de sol. Hacerlo 5 minutos puede hacer una gran diferencia.

Al ser una época de soltar, ponerle más ojo a nuestros órganos que se encargan de esto y hacerles un cariños extra. Intestino grueso, pulmones y piel tienen harta pega durante el otoño; así que a cuidarlos a través de la alimentación, hidratación y respiración (siéntense a respirar 5 minutos todas las mañanas, de verdad hace maravillas!)

 

A todos nos pega distinto! A algunos bajonea mucho más que a otros (existiendo incluso el trastorno afectivo estacional, el cual es un tema más largo profundo y que requiere otros enfoques de intervención que no veremos aquí esta vez!), a otros pasa desapercibido y así…Independiente de esto, es súper lindo darnos cuenta cómo nada está separado y cómo siguiendo los ritmos de la Tierra y lo que ella misma te va regalando, todo debería volverse más natural. Y sobre todo en un día a día tan caótico como el que muchos vivimos; vale más que la pena echarse una manito y recodar lo esencial para, de a poquito, reconectarnos a la raíz.

 

 

“La Naturaleza es sabia…y nuestro organismo requiere distintos elementos según la estación en que nos encontramos. De este modo, el cuerpo, nos va sugiriendo lo que necesita para nutrir su energía vital…”

Deja un comentario: